Serie Empire - Rina Kent

Publicar un comentario


#1


MI ESPOSO PROHIBIDO.

Besé al mejor amigo de mi padre y no salió bien.

No sólo porque es dieciocho años mayor que yo, sino porque tampoco le gustó.

Ni un poco.

En mi defensa, no quise enamorarme de él. Simplemente sucedió.

Nathaniel Weaver es el hombre más atractivo que he visto en la vida, con suficiente carisma para cegar al sol.

Es más grande que el mundo, posee la mitad de él y conquistó la otra mitad.

Estaba prohibido.

Fuera de los límites.

Así que lo superé totalmente. O eso me dije.

Hasta que nos vemos obligados a casarnos.

Ahora estoy atrapada.

Pero tal vez él también esté atrapado.

Porque ambos estamos alcanzando esa fruta prohibida que cuelga entre nosotros.

#2


No soy del tipo que tiene aventuras de una noche.

No se suponía que sucediera, ¿de acuerdo?

Un par de tragos y un pecaminoso acento británico más tarde y estoy en la cama con un extraño.

Por supuesto, me fui a primera hora de la mañana porque soy una adulta responsable.

Una adulta que tiene un nuevo trabajo que necesito para mantener en secreto mi doble vida.

Poco sabía que no soy, de hecho, responsable.

¿Porque el extraño que dejé entrar en mi cama? Sí, no es un extraño después  de todo.

Es mi nuevo jefe.

KNOX VAN DOREN puede tener una sonrisa encantadora, pero un verdadero villano se esconde debajo de todo.

Y como cualquier villano, USARÁ MI PECADO EN MI CONTRA...

#3


MI JEFE. MI ENEMIGO.

Escapé de mi vida.
Dejar todo atrás no fue fácil, pero lo hice.
Pasé la página y volé sobre el océano.

Este es mi nuevo comienzo.
Mi nuevo capítulo.
Mi nuevo libro.

O eso esperaba antes de conocer a mi nuevo jefe.

Daniel Sterling.

Rico como el pecado, ilegalmente atractivo, y la cara de cada portada de revista.

Oh, y la razón por la que escapé en primer lugar.

Hice de su vida preparatoria un infierno.

No se detendrá hasta que me dé a probar mi propia medicina.

#4


MI JEFE. MI INFIERNO.

Cuando me acosté con un deportista desconocido en mi adolescencia, no pensé que me quedaría embarazada.

Tampoco pensé que perdería a esa niña.

Varios años después, me entero de que mi hija está viva y me dan una segunda oportunidad.

Sin embargo, hay un problema.

El deportista desconocido ya no es tan desconocido.

Tiene un nombre que todos temen: Kingsley Shaw.

Un bastardo despiadado. Un demonio sin corazón. Y lo más importante, el padre de mi hija.

Ah, y me odia tanto como yo a él.

Nos hemos propuesto destruirnos mutuamente con todos los métodos disponibles.

Incluyendo un peligroso juego de lujuria que podría llevarnos a la perdición.





Related Posts

Publicar un comentario

Subscribe Our Newsletter